Abdominoplastía



(Dermolipectomía o tummy tuck) La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que elimina el exceso de piel y tejido graso del abdomen medio y bajo, y que tensa los músculos de la pared abdominal. La abdominoplastia no es un tratamiento quirúrgico para el sobrepeso. Los individuos obesos que tienen intención de perder peso deben posponer cualquier clase de cirugía del contorno corporal hasta que sean capaces de mantener su pérdida de peso, de lo contrario, los resultados obtenidos son significativamente menores. Existen varias técnicas diferentes de abdominoplastia. Puede combinarse con otras formas de cirugía del contorno corporal incluida la liposucción, o puede realizarse al mismo tiempo que otras cirugías electivas. En la gran mayoría de los casos, la cicatriz principal queda en la parte más baja del abdomen, cerca del pubis y oculta bajo la ropa interior o el traje de baño. El procedimiento tiene una duración aproximada de 3 a 4 horas y se puede llevarse a cabo de forma ambulatoria o con hospitalización postoperatoria de una noche en promedio. Se realiza bajo anestesia general. El tiempo aproximado de recuperación para regresar a actividades cotidianas es de entre 10 y 14 días. Frecuentemente se coloca drenes al finalizar la cirugía (pequeños tubos que ayudan a drenar el líquido que se acumula por debajo de las heridas), los cuales se retiran habitualmente entre dos y siete días después. Dentro de las restricciones durante el período de recuperación se encuentran: no asolearse durante al menos un mes, no cargar objetos pesados, no agacharse. Se debe utilizar una faja especial durante algunas semanas para asegurar un resultado satisfactorio. La paciente puede realizar ejercicio ligero aproximadamente a las 4 semanas, y ejercicio intenso entre 6 y 8 semanas después de la cirugía. Cuando se realiza únicamente eliminación de piel y grasa abdominal (dermolipectomía simple), no existe una containdicación para un embarazo subsecuente, sin embargo, sólo se debe realizar una abdominoplastia completa (con ajuste de los músculos abdominales) en aquellas mujeres que ya no planean embarazarse en el futuro. Un cirujano plástico certificado es el único especialista que cuenta con los conocimientos, entrenamiento quirúrgico y experiencia necesarios para realizar este tipo de procedimientos bajo condiciones de máxima seguridad para el paciente.