CIRUGIA PLÁSTICA SEGURA


Entre los principales riesgos que se enfrentan al no acudir con un cirujano plástico certificado se encuentran perder parte del tejido muscular y el de piel, mutilaciones, sufrir deformaciones de por vida, e incluso la muerte, convirtiéndose esto en un problema de salud pública ante el incremento de la solicitudes de cambios estéticos tanto por parte de mujeres como de hombres, desde jóvenes hasta la edad madura, e incluso en la tercera edad.

Es por lo anterior, que el Congreso de la Unión aprobó reformas a la Ley General de Salud, publicadas el 2 de septiembre en el Diario Oficial de la Federación, donde se establece que sólo los cirujanos certificados pueden realizar operaciones que impliquen un cambio o reconstrucción de una parte del cuerpo.

En este marco, la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER) lanzó la campaña “Cirugía Plástica Segura” con el objetivo de ofrecer a las personas información sobre especialistas certificados, hospitales y clínicas donde se garantice atención médica de calidad”.

“El objetivo es evitar que las personas caigan en manos de charlatanes, pues las consecuencias de estas operaciones mal practicadas en la mayoría de los casos dejan secuelas irreversibles, los pacientes tienen que pasar por varios procesos reconstructivos para tratar de salvarles un miembro o devolverles su funcionalidad, tal es el caso de una operación estética de nariz mal realizada que puede tener consecuencias graves como deformidades externas e internas a nivel de la piel, cartílagos o huesos, que pueden llevar a la pérdida de la misma”, apuntó el presidente de la AMCPER, doctor Alejandro Duarte y Sánchez.

En lo anterior coincidió el doctor Alfonso Vallarta Rodríguez, tesorero de la AMPCER, al destacar que entre las principales causas por las cuales se registran severos problemas es porque las personas acuden con esteticistas, quienes sólo tienen estudios de medicina básica y un diplomado de seis meses, el cual incluso toman por internet, sobre estética física, por lo que su capacidad es para aplicar tratamientos de belleza externos.

En cambio, un cirujano plástico tiene de seis y hasta 12 años de preparación a través de la cual conoce todo lo relativo a la piel, músculos, nervios, huesos, e incluso en lo concerniente a órganos, que le permiten realizar una intervención quirúrgica para modificar o reconstruir de una manera efectiva alguna parte del hueso, no sólo con fines de belleza sino también de funcionamiento.

Para evitar riesgos, es indispensable que las personas acudan con un especialista, a quien debe de pedirle les presente:

Certificado de la institución de la cual egresó Cédula profesional Certificación del Colegio de Cirujanos Plásticos o de la AMCPER

En caso de requerir orientación o desear hacer alguna denuncia, puede entrar a la página de la AMCPER www.amcper.com.mx donde además encontrará una lista de cirujanos certificados, por entidad federativa.